La irregularidad en los horarios de las comidas del fin de semana está relacionada con la obesidad




Los resultados de un estudio de la Universidad de Barcelona muestran que el mayor efecto sobre el índice de masa corporal se produce a partir de 3,5 horas de diferencia horaria con respecto al resto de días de la semana


UB/DICYT Un nuevo estudio de la Universidad de Barcelona (UB) ha concluido que la irregularidad en los horarios de las comidas durante los fines de semana, denominada por los autores como eating jet lag, podría estar relacionada con un aumento en el índice de masa corporal (IMC), una fórmula que relaciona el peso con la altura para determinar si se tiene un peso saludable. Estos resultados, publicados en la revista científica Nutrients, se obtuvieron independientemente de factores como la calidad de la dieta, el nivel de actividad física, el jet lag social (la diferencia en los horarios de sueño durante el fin de semana) o el cronotipo (la predisposición natural a un determinado horario de sueño y vigilia). Según los investigadores, se trata del primer trabajo que demuestra la importancia de la regularidad en los horarios de las comidas —incluyendo fines de semana— para el control del peso, y podría ser un elemento que tener en cuenta como parte de las pautas nutricionales para prevenir la obesidad.

El estudio, conjuntamente liderado por Maria Izquierdo Pulido, del Departamento de Nutrición, Ciencias de la Alimentación y Gastronomía de la UB y del INSA-UB, y Trinitat Cambras, del Departamento de Bioquímica y Fisiología de la UB, es parte de la tesis doctoral de la investigadora María Fernanda Zerón Rugerio, primera autora del artículo. En él también han participado Álvaro Hernáez, del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS) y del Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn), y Armida Patricia Porras Loaiza, de la Universidad de las Américas Puebla (México).

La importancia del reloj biológico en la alimentación

En los últimos años se ha demostrado que el cuerpo asimila de manera diferente las calorías en función de la hora del día, de modo que, por ejemplo, comer o cenar tarde se ha relacionado con un mayor riesgo de obesidad. Según explica Maria Izquierdo Pulido, «esta diferencia está relacionada con nuestro reloj biológico, el cual organiza temporalmente nuestro organismo para asimilar y metabolizar las calorías que consumimos durante el día». Por la noche, sin embargo, «prepara al cuerpo para el ayuno que se produce mientras dormimos».

«En consecuencia —continúa la investigadora—, cuando la ingesta tiene lugar de una manera regular, el reloj circadiano asegura que en el organismo se pongan en marcha las vías metabólicas que ayudan a asimilar los nutrientes. Sin embargo, cuando se ingieren alimentos en una hora inusual, los nutrientes pueden actuar sobre la maquinaria molecular de los relojes periféricos (fuera del cerebro), alterando su horario, y por lo tanto modificando las funciones metabólicas del organismo».

En el nuevo estudio, realizado en una población de 1.106 personas jóvenes (de dieciocho a veinticinco años de edad) en España y México, los investigadores han analizado la relación entre el índice de masa corporal y la variabilidad en los horarios de las comidas en el fin de semana respecto al resto de días. Para ello, los autores han utilizado un nuevo marcador que engloba los cambios en los horarios de las comidas (desayuno, comida y cena) durante los fines de semana: el eating jet lag, que se ha propuesto por primera vez en este trabajo.

«Nuestros resultados indican que cambiar los horarios de las tres comidas durante los fines de semana está asociado a obesidad. El mayor impacto sobre el IMC se produciría cuando tenemos una diferencia de horarios de 3,5 horas o más. A partir de este punto, es cuando el riesgo de obesidad podría verse incrementado, ya que hemos observado que los individuos que presentaban más de 3,5 horas de eating jet lag incrementaban su IMC en 1,3 kg/m2», explica María Fernanda Zerón Rugerio.

Falta de sincronía entre el tiempo del organismo y el social

Para explicar la relación entre el eating jet lag y la obesidad, los autores sugieren que cada fin de semana los individuos se someten a una ligera cronodisrupción, es decir, a la falta de sincronía entre el tiempo interno del organismo y el social. «Nuestro reloj biológico es como una máquina, y como tal está preparado para desencadenar la misma respuesta fisiológica o metabólica a la misma hora del día, cada día de la semana. Unos horarios definidos de alimentación y sueño ayudan a mantener la organización temporal del organismo y a promover la homeostasis energética. Por tanto, las personas que tienen una mayor alteración de horarios serían más propensas al sobrepeso y a la obesidad», apunta Cambras.

Todavía serán necesarias más investigaciones para revelar los mecanismos fisiológicos y las alteraciones metabólicas que hay detrás del eating jet lag y su relación con la obesidad. No obstante, los autores destacan la importancia de mantener la regularidad en los horarios de comida y sueño para preservar la salud y el bienestar. «Además de la dieta y el ejercicio, que son dos pilares en el tratamiento de la obesidad, también se deberían tener en cuenta factores como la regularidad en el horario de las comidas, ya que hemos comprobado que tiene un impacto en nuestro peso corporal», explica Izquierdo Pulido.

Estudiar los efectos a largo plazo del eating jet lag

El estudio también señala la importancia de investigar la relación entre la irregularidad horaria y la evolución del peso a lo largo del tiempo, así como de hacerlo en poblaciones con distintas franjas de edad o con características metabólicas y socioeconómicas diferentes. «La variabilidad en el horario de las comidas durante los fines de semana respecto a los días laborables podría producirse crónicamente durante la vida de un individuo. Los estudios futuros deberían evaluar el efecto de esta variabilidad crónica, a través del eating jet lag, sobre la evolución del peso», concluyen los investigadores.

Referencia bibliográfica 
 Zerón-Rugerio, M. F.; Hernáez, Á.; Porras-Loaiza, A. P.; Cambras, T., e Izquierdo-Pulido, M. «Eating jet lag: a marker of the variability in meal timing and its association with body mass index». Nutrients, diciembre de 2019. Doi: https://doi.org/10.3390/nu11122980

Leer más

  • Pulpa del café para combatir la desnutrición infantil
    Un proyecto trujillano busca beneficiar a las poblaciones más vulnerables del país, aprovechando los residuos del café que se desecha en quebradas y ríos CONCYTEC/DICYT Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Trujillo (UNT) viene trabajando en el desarrollo de un producto altamente nutritivo, elaborado a partir de la […]
  • Una mezcla de cacao y algarroba podría proteger de problemas cardíacos asociados a la diabetes
    Investigadoras del CSIC lideran un estudio que demuestra en ratas que la mezcla de cacao y algarroba puede ser efectiva contra la miocardiopatía diabética CSIC/DICYT Investigadoras del CSIC han desarrollado una mezcla de cacao y algarroba sin azúcar que protege frente a la miocardiopatía diabética. Este compuesto amplifica su efecto en […]
  • ¿Es malo para la salud comer huevo?
    ¿Alguna vez ha dejado de comer huevo porque piensa que puede afectar negativamente a su salud cardiovascular? Es cierto que los huevos contienen colesterol (aproximadamente 210 miligramos por unidad), pero también son una fuente insuperable de nutrientes. María Dolores del Castillo Bilbao, CIAL-CSIC Instituto de Investigación en Ciencias de la […]
  • Ayuno intermitente: ¿es realmente recomendable?
    Los patrones dietéticos de la sociedad actual están cada vez más alejados de los tradicionales. De los propios de la dieta mediterránea. Juan Antonio Nieto, Universidad Internacional de Valencia and Mariana Silva López, Universidad Internacional de Valencia El incremento en la oferta y consumo de productos ultraprocesados y del sedentarismo, […]
  • No todas las calorías son iguales: un dietista explica las diferentes formas en que los tipos de alimentos que ingieres son importantes para tu cuerpo
    Una caloría es una caloría es una caloría, al menos desde un punto de vista termodinámico. Se define como la cantidad de energía necesaria para elevar la temperatura de 1 kilogramo de agua en 1 grado Celsius (2,2 libras por 1,8 grados Fahrenheit). por Terezie Tolar-Peterson Pero en lo que respecta […]
  • Una descripción general de la eficacia de las dietas antienvejecimiento
    Un pequeño equipo de investigadores de la Universidad de Washington y uno del Pennington Biomedical Research Center, ha realizado una revisión de la investigación realizada sobre la eficacia de las dietas antienvejecimiento y ha encontrado pocos indicios de que funcionen. En su artículo publicado en la revista Science , el grupo describe su […]

Redaccion

Entrada siguiente

¿Qué le pasa a nuestro cuerpo cuando bebemos café?

Mié Sep 22 , 2021
Seguro que mientras lee esto tiene una taza de café entre las manos. El café es la bebida más popular en buena parte del mundo. Tanto es así que los estadounidenses beben más café que refrescos, zumo y té juntos. Thomas Merritt, Laurentian University ¿Tan popular es el café? Para […]

Nuestras etiquetas

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com