Brasil Enfermedades Salud

Reconstruyendo la propagación de Zika


La amenaza urgente del virus Zika, que dominó los titulares de noticias en la primavera y el verano de 2016, ha pasado por ahora. Pero la investigación sobre cómo el Zika y otras infecciones transmitidas por mosquitos se propagan y causan epidemias sigue siendo muy activa. 


Cell Press


En un artículo publicado el 24 de mayo en la revista Cell Host & Microbe , un equipo internacional de investigadores informa sobre nuevos detalles de cómo surgió el Zika de Brasil y se extendió por todo México y América Central, con evidencia de que algunas ubicaciones tuvieron más de un brote.

El estudio tiene implicaciones para detectar y monitorear futuras epidemias de enfermedades virales transmitidas por mosquitos. También destaca la necesidad de una mejor recopilación de datos vinculados a distintas regiones geográficas dentro de los países.

«En este estudio, pudimos reconstruir en detalle cómo se introdujo y se propagó el Zika en toda la región», dice el autor principal Oliver Pybus, un profesor de evolución y enfermedades infecciosas en la Universidad de Oxford y uno de los autores principales del estudio. «Al observar los genomas de los virus Zika obtenidos de personas infectadas, descubrimos una sorprendente cantidad de información sobre el historial de transmisión de la epidemia».

Los investigadores obtuvieron secuencias completas o parciales del genoma del virus Zika a partir de muestras clínicas, como sangre y orina. Usando datos obtenidos de los genomas virales, los investigadores hicieron dos descubrimientos importantes. La primera fue que pudieron reconstruir con más detalle cuándo y dónde se introdujo el Zika y cómo se propagó el virus en América Central y México. El otro hallazgo es que la epidemia en muchos lugares tuvo dos picos anuales que se dividieron en más de una temporada de reproducción de mosquitos. (Los mosquitos se alimentan de la sangre y transmiten enfermedades, solo cuando se están reproduciendo).

«Lo que encontramos no fue lo que esperábamos», dice el primer autor Julien Thézé, un biólogo evolutivo computacional en Oxford. «Generalmente hay solo una temporada de reproducción por año, pero encontramos dos brotes separados en un país relativamente pequeño como Honduras».

«Los datos sobre brotes de enfermedades generalmente se recopilan a nivel nacional», agrega Pybus. «Pero encontramos una gran variación en el grado en que las ubicaciones individuales son hábitats adecuados para la cría de mosquitos en diferentes épocas del año».

El virus Zika se identificó por primera vez en la década de 1940 en un macaco de Uganda. Se transmite principalmente por los mosquitos Aedes, pero también se puede transmitir a través de transfusiones de sangre y contacto sexual y de madre a hijo. El Zika se reportó por primera vez en las Américas en mayo de 2015. Obtuvo amplia atención alrededor de un año más tarde, debido a su efecto más devastador: las mujeres embarazadas que se infectaron a veces dieron a luz bebés con defectos de nacimiento, especialmente microcefalia grave (cerebros y cabezas pequeñas) .

En el estudio actual, los investigadores desarrollaron un método no solo para buscar y secuenciar el Zika sino también para detectar simultáneamente otros virus que pueden estar circulando en la misma área geográfica. «Los enfoques de secuenciación del genoma generalmente se dirigen a un virus a la vez», dice Charles Chiu, profesor asociado en el Departamento de Medicina de Laboratorio de la Universidad de California, San Francisco, y el otro autor principal. «Esta técnica proporciona un modelo de cómo podría realizar una vigilancia de brotes virales desconocidos en el futuro».

Según los datos, los investigadores determinaron que el primer brote en México ocurrió antes de lo que se había informado anteriormente. Se creía que las infecciones por Zika en ese país habían alcanzado su punto máximo a mediados de 2016, pero los datos genómicos sugirieron que un brote anterior se produjo a principios de 2015. Este hallazgo fue confirmado por otros informes publicados que muestran un aumento en el nacimiento de bebés con microcefalia en el Segundo semestre de 2015.

Actualmente, la infección por Zika no se considera una emergencia de salud pública mundial porque es probable que una alta proporción de personas que viven en áreas cubiertas por el mosquito Aedes se hayan infectado y ahora tengan inmunidad. Pero los investigadores afirman que sus hallazgos brindan nuevas ideas importantes sobre cómo se propagan los patógenos virales y que los métodos que desarrollaron podrían ser ampliamente adoptados en el futuro para rastrear otros brotes virales.


Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.