Colombia Farmacología Instituciones Tratamientos Universidades

Hojas de badea: eficientes para el tratamiento de la hipertensión


Después de una serie de pruebas de laboratorio, las hojas de badea (Passiflora quadrangularis L.), planta familiar de la granadilla y el maracuyá y autóctona del Huila, mostró ser efectiva en el control de la presión arterial alta (o hipertensión), afección que padecen alrededor de 4 millones de personas en Colombia.



La licenciada en Química Lesly Lizeth Bareño Ariza, doctora en Ciencias Farmacéuticas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), advierte que pese a sus hallazgos todavía hace falta realizar más ensayos y otros estudios preliminares para que su uso en humanos sea posible.

Sin embargo, señala que tradicionalmente las comunidades suelen usar las hojas o la fruta de esta planta en tratamientos no farmacológicos como analgésico, para tratar problemas de colesterol, hígado y como descongestionante.

“Siempre me interesó la farmacología aplicada a plantas y animales, y también me pareció interesante analizar cómo se pueden aprovechar las propiedades de los productos naturales, o cómo podíamos enlazar lo que nos ofrece la naturaleza con el ámbito científico”, detalla.

Para su estudio, la doctora Bareño extrajo las hojas de la planta de badea y las evaluó, las revisó diariamente, y se reevaluaron 3 dosis del extracto de las plantas y el efecto que este tenía en la presión arterial de animales sanos, en este caso un modelo murino, es decir ratones.

Explica que “se hicieron análisis para confirmar si la presión era derivada de la presencia del endotelio a nivel vascular. Hicimos una evaluación de los posibles mecanismos que pudiera tener este extracto, y encontramos que se trata de una planta que, a nivel sistémico, reduce la presión vascular”.

Según la investigadora, el examen microscópico de tejidos a los animales enfermos (histopatológico) evidenció un efecto favorable sobre la reducción del remodelado vascular (un proceso de alteración estructural en las células).

Explicó además que “encontramos que la planta tiene una gran variedad de metabolitos conocidos por tener diversos efectos farmacológicos, como los “germanos” –reconocidos por producir relajación vascular–, nabonides, entre otros metabolitos, que hacen la planta útil tanto para enfermedades vasculares como para otro tipo de afecciones”.

La recolección de muestras de la planta se realizó en una vereda cercana al municipio de Algeciras (Huila), y su análisis farmacológico se hizo con el apoyo de la Universidad de Salamanca (España) y con el Grupo de Fisiología de la UNAL.

Adelanta que se está todavía en ensayos pre-clínicos y que faltarían otras pruebas determinar cuál es el mecanismo que se utiliza para la reducción de la hipertensión en humanos.

Alternativa para una enfermedad común

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares son la causa número 1 de muerte en el mundo, y están asociadas con factores de riesgo como la dislipidemia, diabetes mellitus, tabaquismo, obesidad, enfermedad arterial periférica, hipertensión e insuficiencia renal.

La entidad también señala que en el mundo hay cerca de 1.130 millones de personas que padecen hipertensión, 1 de cada 4 hombres y 1 de cada 5 mujeres, y al menos 10,3 millones de muertes fueron consecuencia directa de esta.

Como la hipertensión arterial es una enfermedad crónica, su tratamiento requiere del uso prolongado de fármacos con diversos grados de reacciones adversas que incluyen sedación, trastornos de la concentración mental, hipotensión (presión arterial más baja de lo normal), insuficiencia renal aguda, hipercalcemia (alto nivel de calcio en la sangre), tos seca y angioedema (irritación que causa inflamación de la piel similar a la urticaria), entre muchos otros, por lo que es necesario buscar nuevas fuentes terapéuticas con menos efectos adversos.

El género de Passiflora consta de alrededor de 500 especies, la más grande es la familia Passifloraceae (flor de la Pasión) de la cual Colombia es el país con mayor biodiversidad, con 170 especies descritas entre silvestres y cultivadas.

La investigadora señala que las passifloras son reconocidas en muchos países por su amplio uso en la medicina popular y alopática y generalmente sus preparaciones farmacéuticas se emplean como sedantes, ansiolítica y antiinflamatorias, aunque también se emplean con fines diuréticos, analgésicos, antipiréticos, antioxidantes, antiespasmódicos, antihelmínticos y antihipertensivos, entre otros”.(Por: fin/SMC/dmh/LOF)



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com